Crónica: De cuando el secretario general de Comondú me retó a golpes

194
0

Iliana Talamantes tomó protesta como presidenta municipal de Comondú, BCS. Es la primera mujer en tener el cargo.

Diario Humano | La Paz, Baja California Sur.-

Por: Alan Rubén Flores Ramos, director general.

Luego de haber sido provocado a los golpes por el secretario general, Humberto Arce Cordero, me quedó claro que el Ayuntamiento de Comondú no será abierto a la crítica, ni mucho menos permitirá la libertad de expresión… Aunque la propia alcaldesa arengó “¡abrazos, no batazos!”, en referencia obvia a una agresión contra un periodista crítico de Walter Valenzuela, alcalde saliente.

Lo que parecía ser una fresca tarde del Valle de Santo Domingo, municipio de Comondú, se convirtió en una mala experiencia para el director de este medio de comunicación. La toma de protesta de Iliana Talamantes Higuera, primera mujer en llegar al cargo, que pareció más una copia y pega de varios discursos de Andrés Manuel López Obrador, en uno solo. Eran palabras vacías.

Tras ganar popularidad, Talamantes se posicionó gracias a su activismo en redes sociales en Comondú, tras ser una morenista crítica a su predecesor, elevando la discusión a guerras de comentarios, likes y compartir. Eso y su alianza con el exdiputado para financiarse económicamente, la llevaron directo al estrellato con su imagen de “hija del pueblo”.

Luis Armando Díaz y Juan Pérez Cayetano, diputados del Partido del Trabajo (PT) y Morena, integrantes del nuevo congreso, reiteraron. Los bonos de 100 mil pesos y demás prestaciones que pueden llegar a los 450 mil pesos al mes, fueron totalmente cobrados por este señor y sus compañeros que pretendían defender un edificio, pero en los hechos nunca tuvieron el control del Congreso a manos del gobernador saliente, Carlos Mendoza Davis. Le permitieron hacer todo con sus desfiguros de políticos novatos.

Pero déjenme contarles la historia completa, a modo de crónica, porque me gustaría que perciban un poco más profundamente, la manera ventajosa y desleal de actuar del secretario general, como exdiputado del Congreso de Baja California Sur (BCS), que permitió abiertamente un golpe legislativo, financiero al Poder Legislativo por parte de 8 diputados opositores, fingiendo en la comodidad de su oficina mientras otros hacían del erario su voluntad a diestra y siniestra.

La toma de protesta y el hotel.

Desde tiempo atrás me había puesto de acuerdo con el joven Génesis Sebastián Ceseña Servín, particular de Humberto Arce Cordero, para coordinarnos con la vinculación para recibir una habitación o apoyo para poder hospedarme y acudir a la toma de protesta en Ciudad Constitución. Honestamente, no me gusta pedir las cosas, pero a veces las necesidades te obligan a apretar los ojos y mandar el mensaje, sobre todo a quienes diste voz de manera objetiva e imparcial y supuestamente “admiran” tu trabajo.

No vendo mi línea editorial, ni notas, ni entrevistas. Recibo apoyos para sostener este medio de comunicación de todo tipo: Ciudadanos, frentes, activistas, inclusive algunos servidores públicos que considero, están comprometidos con el periodismo crítico y buscan aportar un granito de arena ante un microempresario de los medios de comunicación como su servidor.

Humberto Arce Cordero sonaba fuerte para ser el secretario general, pero a los 3 días, el joven asistente me respondió que era “muy complicado” conseguir el cuarto, no se podía; para esto, yo sabía que era falso. Compañeros míos confirmaban su asistencia y les daban vales de gasolina, hotel y comidas. Solamente pedí (sin recibir nada) una habitación, la verdad no me gusta el trato preferencial y me gustan más los tacos que los restaurantes “finos”.

“Dile que coma m****”, fue lo que le respondí a Génesis, bastante enojado. Debo ser menos estómago y más cerebro. Pero sintiendo una profunda decepción por el trato que estaba recibiendo, desigual, ante otros compañeros de los medios que acudían desde La Paz para transmitir en vivo, hacer una nota y avanzar en la información. Recordé cuando arriesgué el físico para ir a enfrentar al “Grupo de los 8 diputados” en la Dirección de Finanzas. Esas grescas de mordidas y golpes.

“Ahorita le digo”, me respondió el asistente, obviamente un sarcasmo.

Pero llegó el día del evento…“Qué rica estaba la m****”, me intervino Humberto Arce Cordero luego de la “emotiva” toma de protesta de Iliana Talamantes, confrontándome con un aire de poder que nunca había visto en sus ojos. Estaba molesto y al mismo tiempo se sonreía.

“Qué bueno, me da gusto que si te lleguen mis mensajes”, le respondí.

“Dímelo en mi cara”, contestó el funcionario comundeño con trayectoria legislativa.

Bueno, pues se lo repetí y se acercó más para decirme “no es personal, pero si quieres, lo hacemos personal”, en un tono de amenaza bastante pronunciado. Claro, Humberto estaba acompañado de sus nuevos trabajadores del Ayuntamiento y algunos guardias de seguridad pública. Traían buenas armas esa noche custodiando el lugar.

“Si quieres aquí lo arreglamos”, espetó el morenista de la “Cuarta Transformación de la Vida Pública y Política de México”.

“Tranquilo”, le dije y le toqué el hombro…

“¡No me toques!”, gritó, y su cara se puso roja como tomate. Exigía que le repitiera lo mismo otra vez. “Te lo reitero”, dije.

Cuando entendí que este señor ya no era mi amigo, decidí zanjar el momento y afortunadamente me encontraba cerca de otros compañeros de los medios que estaban transmitiendo en vivo, por lo que me sentí seguro para decirle que debería darle vergüenza portarse así. Lo dejé ahí con su chalequito de Morena, bastante molesto con unas carpetas en la mano.

Obviamente si me atrevía a tocar al señor, pude haber sido encarcelado esa misma noche, por lo que decidí tocar mi paladar con la lengua y aguantar el coraje de ser vapuleado y ninguneado por la persona que, considero, recibió un micrófono y un trabajo objetivo de mi parte.

Los periodistas ya se estaban organizando para ir al Hotel-Restaurant “paraíso”, pero obviamente no tenía ganas de ir a festejar con el tipo que me estaba retando a los golpes, por lo que decidí ir con un colega por unos tacos perrones.

Afortunadamente, no le debo nada a nadie y puedo decir que mi trabajo me ha costado, poder llegar a donde estoy: una pequeña empresa, que se dedica a la difusión de información veraz y con una presentación diferente, un enfoque humano. Pero los humanos también nos equivocamos.

Mi error fue creer que me iban a resolver, cuando es mi obligación pagármelo todo. Aunque mis ingresos sean bajos, mi línea editorial no sea muy redituable por crítica y al mismo tiempo, me enfrento los que se asustan cada que se enteran que los medios de comunicación (chicos, medianos o gigantes) reciben apoyo para dar la nota de manera gratuita a la sociedad.

Al día siguiente este mismo hombre era ratificado por el cabildo como Secretario General del Ayuntamiento, que por cierto tiene como regidor a su hermano, Rubén Arce Cordero. Entiendo la jugada política para empoderarse, pero no su actitud, con los medios de comunicación, de violencia y mala fe.

Ese mismo día, recibió a otros reporteros a quienes les dio 2 mil pesos para su comida, gasolina y gastos, además del hotel. A cada uno. No me duele ni me pesa que apoyen a mis compañeros. Ahora agradezco la posibilidad de estar delante de ese recuerdo para soltarlo.

Visualizo ahora la bandera que se encontraba por todo lo alto en la Plaza de Armas Ignacio Zaragoza, para la toma de protesta de Iliana Talamantes, mancillada. Los símbolos nacionales, hechos a un lado y el nacionalismo, por los suelos. Por el ego de un funcionario.

Observo ahora la toma de protesta en la plaza de armas Ignacio Zaragoza, como un teatro del que participaron todos los nuevos políticos de la nueva ola de la Cuarta Transformación que inició este 2021 tras los resultados de la elección.

El discurso, las formas y hasta el grupo musical “Música Carmesí”, que interpretó canciones de Soda Stereo, Duncan Dhu, The Beatles, con violoncello, violín, guitarra y bajo eléctrico para los asistentes, quedó atrás en los últimos cajones de mi memoria. Pero debo decir que fue el mejor momento de mi día. Tocaron Té para tres, de Gustavo Cerati y su emblemática banda argentina.

Me queda claro que el lopezobradorismo es muy diferente que el morenismo. Morena es el partido más autoritario de México, según dijo su propio militante Gibrán Ramirez. De noche todos los gatos son pardos.

Pero eso no me impedirá seguir informando y criticando. Aunque sean de Morena, PAN, PRI, PRD, o Humanista. Si no quieren apoyar a los periodistas independientes, seguiremos en riesgo contra gente que gana 40 veces lo que nosotros e influye en la opinión pública con sus falsos rostros de bondad.

Aunque el gobernador, Víctor Castro Cosío, los respaldó y les dijo que van a invertir 6 millones de pesos para pagar 3 quincenas a trabajadores y policías con sueldos atrasados por la administración de Walter Valenzuela, yo le recomiendo que vaya revisando con lupa la aplicación de los recursos y cuide las formas de los militantes de su movimiento, que se están saliendo de los preceptos “no mentir, no robar y no traicionar”, todo al mismo tiempo.

No se trata de pelear. Se trata de defender lo ganado.

XVII Ayuntamiento de Comondú:

Presidenta municipal – Iliana Talamantes Higuera.

Secretario General – Humberto Arce Cordero.

Síndico municipal – Isidro Toyes Avilés.

Primera regidora – Lorena Berber Holguín.

Segundo regidor – Rosendo Ozuna Chávez.

Tercera regidora – María Concepción Magaña Martínez.

Cuarto regidor – Honorio Arvizu Cota.

Quinta regidora – Lourdes Vázquez Velázquez.

Sexto regidor – Rubén A. Arce Cordero.

Séptimo regidor –  Tomás López Ramírez.

Octava regidora – Sonia Murillo Macías.

Noveno regidor – Raúl Madrid Peña.

Artículo anteriorMicrópolis por Bertoldo Velasco Silva
Artículo siguienteIntervienen La Paz y Los Cabos con mantas y pañuelos verdes

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here