Entre gritos y protestas, se reactivó el Congreso

92
0

Por «corrupción» en la Policía Estatal Preventiva, el asesinato de Jonathan Hernández y la denunciante de abuso sexual por un diputado

Diario Humano | La Paz, Baja California Sur (BCS).-

Entre gritos de justicia, acusaciones, reclamos entre autoridades y ciudadanos, se reactivó el Congreso de Baja California Sur (BCS).

El martes 15 de marzo, en el Congreso de Baja California Sur (BCS), dio inicio del periodo ordinario de sesiones. Podría parecer que todo iba muy tranquilo, pero hoy los manifestantes iban firmes para no regalar más «la comodidad» de su silencio.

Inició la presidencia de la diputada Gabriela Montoya Terrazas del Partido del Trabajo (PT) y su mesa directiva con 4 mujeres, enfundada en traje ejecutivo rojo y cabello ondulado. Hizo sonar la campana de la sesión. Mientras que, la diputada Marbella González de Fuerza por México, dejaba la presidencia del periodo de receso, que terminaba este día.

Ambas pudieron dar un mensaje de salida y entrada, ante los invitados especiales del Poder Legislativo; pero desde temprano se hicieron notar las protestas.

El frío de la mañana comenzaba a quitarse, cuando a las 9 y media de la mañana, protestaban alrededor de 50 elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP) afuera del Palacio de Gobierno, por violaciones a sus derechos humanos, laborales y hasta acoso sexual.

Además pedían la destitución de Alberto Rentería Santana como subsecretario de Seguridad Pública; señalaron la falta de equipo táctico, además de no tener uniformes desde hace más de 3 años, “tenemos que estarlos tiñendo”, decían, así como el calzado para trabajo.

Exigían ver al gobernador, Víctor Manuel Castro Cosío, pero fueron recibidos por el subsecretario de Gobierno, Omar Zavala Agúndez, quien ofreció diálogo a los elementos; luego se les unió Homero Davis Castro y acordó con los elementos una reunión este viernes al mediodía, para revisar las irregularidades e hizo anuncios, como la llegada de patrullas y otros recursos.

Antes de las 10 y media, Los elementos militares que participarían en la sesión solemne de apertura del periodo ordinario de sesiones del Congreso de BCS, ya estaban en formación con trompetas, tambores y dianas para los honores patrios mientras todo esto ocurría, mientras todos observaban la manifestación.

El gobernador, efectivamente bajó de su despacho al quince para las 11, pero se limitó a responder preguntas a los medios de comunicación al salir del Palacio de Gobierno.

Los vio y pidió más tiempo para poderlos atender. Dijo que habría avances en las peticiones de los policías, quienes dijeron, no cuentan con equipo necesario para salvaguardar sus vidas entre otras irregularidades.

Todas las palabras quedaron en video, en donde decían que el cambio “resultó peor” y negaban uso político de su protesta.

En medio de una nube de reporteros, Castro Cosío avanzaba mientras era cuestionado por medios de comunicación; algunos transmitían en vivo, algunos solo guardaban video, pero preguntaban atentos mientras alguno que otro se tropezaba por caminar sin ver.

Ahí ya rozando las 11 de la mañana, el mandatario se topó de frente con la protesta de la exregidora por Los Cabos, Georgina Roldán, quien denunció formalmente al diputado Juan Pérez Cayetano (Morena) por violación, ante la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y públicamente, exigió que se separe del cargo para enfrentar el proceso.

El gobernador se abría paso entre las manifestantes que la acompañaban de forma solidaria, con apoyo de su personal de seguridad y algunas feministas intercambiaron frases con él, exigiendo “Justicia pronta y expedita”.

El gobernador escuchó y preguntó directamente “si no, ¿no es justicia?”; las manifestantes le respondieron, “no, no es justicia”, mientras el mandatario caminaba sin detenerse entre el tumulto del Congreso.

“¡No estás sola Gina!”, le decían mientras la mujer de cabello rubio, que apenas se alcanzaba a ver entre todas las cabezas. Estaba llena de rabia e impotencia. Hablaba ante los micrófonos llena de un sentimiento que se podía percibir en su tono de voz.

“Que tenga tantita vergüenza de salir y dar la cara”, decía.

“Que no se esconda tras su cargo. Que no sigan encubriendo violentadores en el Congreso. Es un espacio donde debe reinar la justicia, no podemos permitir representantes violentos, no con antecedentes de amenazas, abuso sexual, primero resolver ese asunto y después retomar su cargo”, pedía la manifestante.

A pesar que el diputado Juan Pérez Cayetano ha declarado “falsedad” en las declaraciones, prefirió no confrontarse con el grupo de mujeres ni con la denunciante y salió por la puerta de atrás, luego de aparecer toda la sesión en un cartel como “violador”, y en el pase de lista, ser señalado por las asistentes.

Los medios de comunicación pudieron ingresar al recinto junto con las manifestantes, mientras que otra protesta iniciaba: El padre de Jonathan Hernández Ascencio, asesinado el 4 de marzo de 2010 en pleno malecón de La Paz, ingresó al recinto y gritaba por justicia frente a Víctor Castro. Diputados y guardias de seguridad le hicieron salir de entre las curules de los 21 legisladores.

“En las cámaras de la transmisión en vivo vimos cómo ingresaba y nos sacamos de onda todos en la zona de video. Estábamos revisando que el gobernador hizo una señal para tranquilizar a los guardias y lo dejaron hacer la protesta”, expuso uno de los testigos al interior.

Mientras el señor salía entre gritos, la ceremonia solemne seguía con las autoridades civiles, militares y representantes de partidos políticos; las alcaldesas de La Paz, Mulegé, Loreto y Comondú, además del alcalde de Los Cabos; más allá de los empujones por la prensa y los manifestantes que ingresaron a la sala, no hubo mayores retrasos o contratiempos.

Se entonaron los himnos con respeto, el estatal y el nacional. Pero nadie dejaba pasar que Daniel Hernández, padre de Jonathan, estaba dentro exigiéndole justicia al gobernador.

Posteriormente, el señor Hernández se hizo de palabras con él, al salir, cuando daba otra entrevista a los medios; “quiero justicia, no que me atiendas”, le dijo al escucharlo decir ante los medios, que ya lo había «atendido».

El gobernador llegó al punto de responder gritando, con cierto hartazgo: “¡Déjame hablar, por favor! yo te he oído con todo respeto”.

“No te dejo hablar, quiero justicia ¿por qué no te comprometes? Tú eres el gobernador, usted es el jefe de la procuraduría, usted se tiene que comprometer. Comprométete a castigar a los asesinos de mi hijo… No, este señor ¡es un cobarde!”, exigió el padre de Jonathan Hernández.

 “Oye, respeta. Yo te traté con respeto ¿qué me propusiste?”, le respondió el gobernador y posteriormente, le dijo que no pagaría la cantidad que presuntamente solicitó como “reparación del daño” de dicho homicidio, que el mandatario reveló, fueron entre 5 y 6 millones de pesos.

El padre de la víctima dijo que eso y más “me han hecho gastar” esperando justicia todos estos años y entre los forcejeos le reiteró, era “lo mismo y no servía para nada” por no hacer justicia y “proteger” a los culpables.

Los elementos de seguridad vestidos de civil, se interponían entre el padre de Jonathan y otro manifestante, que le gritaban al gobernador “no sirves para nada” junto a otros señalamientos, mientras Castro Cosío permaneció en silencio, para responder otras preguntas a los medios.

“Miren, la justicia, la procuración de justicia está en otro lado, estos asuntos no puedo reparar yo el daño que esta persona me exigía, por supuesto que no voy a pagar […] sus pretensiones financieras no puedo resolvérselas, menos usar recursos públicos en un asunto judicial (sic)”, dijo el gobernador.

Mientras tanto el Poder Legislativo local dio arranque a un nuevo periodo de sesiones del 15 de marzo al 30 de junio de 2022, en las que se comprometieron a traer mejoras en salud, educación e infraestructura; además de darle mayor importancia a Los Cabos en materia de inversión y también al norte de la entidad, informó la presidenta Gabriela Montoya Terrazas.

Destacó el día de inicio de actividades parlamentarias como símbolo de lucha, en el que la voz de todos pudo escucharse; a pesar de que sí hubo operativo de seguridad alrededor del gobernador, no hubo incidentes, lesionados o represalias ante las constantes intervenciones dentro de la sesión solemne del Congreso de BCS.

Quedó opacada además una cuarta manifestación de profesores y docentes de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en las que se denunciaron además abusos y casos de violencia de género.

Una jornada de lucha y resistencia, pero también de ir abandonando poco a poco las cuatro paredes que representaban la cuarentena por pandemia, ahora con el semáforo verde ¿qué otras actividades veremos de la sociedad civil sin los pretextos de la pandemia?

Artículo anteriorEl Coromuel izará bandera de grullas y medusas
Artículo siguienteGobernador reprueba nepotismo en ICATEBCS
Nací en La Paz, Baja California Sur el 23 de septiembre de 1990. Puro Chametla, pariente. Licenciado en Comunicación por la UABCS (Cédula Profesional SEP: 12684144). Reportero de Diario El Independiente. Colaborador de El Organismo. Premio Estatal de Periodismo 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí