Inicio Entrevistas Grace Gámez: “El silencio no es una opción”

Grace Gámez: “El silencio no es una opción”

454
0

La periodista habló de manera íntima de la denuncia que interpuso a Julio “N”, quien ya había sido acusado de otros delitos en la Asamblea Feminista de BCS. No ocultó su coraje ante el comunicado de la Asociación de Reporteros Sudcalifornianos (ARSAC).

Diario Humano | La Paz, Baja California Sur (BCS).-

La periodista de Los Cabos, Baja California Sur (BCS), Grace Gámez, de 24 años, hizo pública su denuncia por violación a manos de Julio “N”, su colega reportero; además, externó su rechazo al comunicado de 28 medios de comunicación, emitido para respaldar a quien acusó de ser su agresor.

En una manifestación de mujeres bajo la consigna “Los 28 no me representan”, estuvo presente y frente al palacio municipal, durante los honores a la bandera en la Plaza Antonio Mijares de San José del Cabo, acusaron a estos medios de ser “encubridores” del presunto violador.

La periodista habló de manera íntima de la denuncia que interpuso a Julio “N”, quien ya había sido acusado de otros delitos en la Asamblea Feminista de BCS. Pero no ocultó su coraje, ante dicho comunicado de la Asociación de Reporteros Sudcalifornianos (ARSAC).

En el pronunciamiento, miembros del gremio exigieron detener el “linchamiento mediático” en contra de Julio “N”; Grace Gámez aclaró en entrevista para Diario Humano haber interpuesto la denuncia SJC/818/2022/ NUC, por el delito de violación el pasado 29 de marzo.

Se dijo apoyada a pesar de que este sector del gremio decidió “darle la espalda”; explicó que no todos los periodistas de BCS o comunicadores firmaron este documento, por lo que hubo un sector que decidió romper el silencio y darle voz a su versión.

Durante la manifestación no hubo atención por parte de ninguna autoridad; Grace Gámez, como presunta víctima tomó el megáfono y pasó lista, uno por uno, a las personas que decidieron creer a Julio “y no a mí”, dicho en sus palabras.

Dijo que el parámetro para creer la versión de su agresor, es que ella lleva 2 años trabajando dentro del periodismo, mientras que el presunto agresor tendría más de 15 años publicando en los medios de comunicación.

Por ello nos dimos a la tarea de abrir el foro para que Grace Gámez, diga lo que a su juicio considere necesario aclarar, tras el mencionado comunicado, las manifestaciones a favor y en contra, así como su versión de esta historia.

A manera de entrevista, en una sola entrega, presentamos esta plática en video y de manera escrita, con la periodista Grace Gámez, actualmente reportera de Hoy BCS, al respecto de los hechos.

Entrevista:

Alan Rubén Flores Ramos: Hola, ¿qué tal amigos de Diario Humano? Muy buenas tardes, noches, días, dependiendo la hora en que lean ustedes esta entrevista, que es especial para Diario Humano y al mismo tiempo, importante para BCS, por las situaciones que se han venido dando en los últimos días, meses. Hemos visto un incremento de manifestaciones, protestas y exhibición de casos de abuso sexual y acoso, violación a mujeres y delitos considerados de género. Es importante dar voz a las víctimas y no invisibilizarlas como sociedad, creo es lo más importante. Agradecer, primero que nada, con todo mi corazón, a Grace Gámez, que está con nosotros periodista, sudcaliforniana del medio BCS Hoy. Bueno, ella nos platicará un poco, sobre lo que ha pasado. Pero, primero que nada, saludarte Grace, ¿cómo has estado?

Grace Gámez: Hola, muchísimas gracias, Alan, por el espacio. Creo que es importante darles el espacio a todas las víctimas, desde las plataformas, desde los medios de comunicación. Que se sientan respaldados. Que se sientan escuchadas por todos y, sobre todo, por esta parte tan importante que reflejan los medios en la sociedad ¿no? Que, a través de ustedes, sus cámaras, sus micrófonos y pues yo lo vivo día a día, me dedico a eso. Que podamos tener un espacio para ellas o ellos digo las víctimas. Pueden ser cualquier persona. Eso no depende del género, pero esta ocasión específica estamos hablando de la violencia hacia la mujer, así que, pues me voy a referir a ellas. Es importantísimo tener esos espacios seguros, donde nosotras podamos compartir lo que nos sucede, lo que estamos viviendo como mujeres hoy en día, lo que se está viendo a raíz de todas estas manifestaciones y movimientos feministas que ha habido los últimos años. Cada vez es más visible la lucha de las mujeres y yo, agradecida de estar aquí. Me preguntas cómo me siento. Es difícil. Todo es difícil, no te lo voy a negar. Sobre todo, a como se han llevado las cosas últimamente. La respuesta que tuve de algunos colegas es difícil, el estar viviendo el proceso de víctima y a la vez estar en la esfera pública. Leer comentarios de ti, que tú sabes que… pues no, no, ni al caso y no. Es un proceso muy largo, muy cansado, sobre todo desgastante emocionalmente, te cuento que fui la semana pasada apenas a interponer una denuncia entre el Ministerio Público por el delito de violación en contra de Julio “N” ,una persona pues que también es parte del gremio periodístico desde hace más de 15 años aquí en Los Cabos. Yo acabo de iniciar mi trayectoria, mi carrera, como lo quieras ver, hace dos años, después de estar egresada de la Universidad de Tijuana, entonces me armé de valor gracias a una denuncia anónima que vi en redes sociales en la en la Asamblea Feminista de Baja California Sur. Vi la denuncia para contextualizar a todas las personas que nos escuchan o nos están viendo. Los hechos ocurrieron apenas este mes de marzo. Creo que salió. Es algo que no se sabe, es muy reciente. Todo para mí pasó muy rápido, ni siquiera he tenido la oportunidad de procesar todo lo que me ha pasado, todo lo que he vivido, cada una de las partes obviamente al momento de tener algún enfrentamiento digámoslo así, como el que tuve con el gremio. Sí, llegaron mis momentos de quiebre, pero como que estoy todavía en shock. No asimilo, no me asimilo en esta situación y en pocas palabras, ha sido difícil. Yo me animé a denunciar justo por esta denuncia que vi en contra el mismo agresor y a leer unas palabras, por lo cual se le estaba acusando, señalando. Me quedé helada. Fue ahí donde dije el silencio no es una opción, nunca lo ha sido y menos ahora. Por como eran las cosas, quizá yo todavía estaba en shock. Te digo yo no procesaba nada, entonces eso estoy hablando antes de poner la denuncia. No antes de que yo procediera legalmente.

Alan: ¿Cuándo interpusiste la denuncia, perdón?

Grace: Fue el 29 de marzo que yo voy. Antes de eso, unos qué tres, cuatro días, veo esa denuncia en redes sociales y digo, no me puedo quedar callada. Dije, no sé si pueda aguantar este proceso por lo difícil que es. Así que fui y escribí mi testimonio y dije, sí aguanto, que se haga público mi testimonio anónimo, donde nadie sepa que soy yo la que está hablando. Voy a proceder legalmente 1, 2, 3 y hasta 4 días y nunca se publicó, por la demanda que hay, que había en ese entonces de denuncias. Se mandaron más de 800 denuncias anónimas a la Asamblea Feminista y marzo solo alcanzó para publicar 300, o sea, con esto nos dimensionan la problemática que tenemos como como sociedad. Entonces, justo el día que yo interpongo la denuncia, voy en la mañana, todo el día estoy en ese proceso legal que, para hablarlo, fue espantoso, horrible. Ya entiendo ahora entiendo por qué las víctimas prefieren callar a veces. Por los procesos burocráticos de la autoridad y no me estoy refiriendo a que me trataron mal. Lo voy a dejar muy en claro: Todos fueron profesionales como deben de serlo conmigo, pero fue muy desagradable, durante ese tiempo. Las preguntas, todo lo que te hacen recordar. Te preguntan hasta cosas que no uno no me imaginaría, no que sea necesario para eso este y yo creo que lo más importante para nosotros como víctimas es no sentirnos juzgadas, no sentirnos juzgadas, no sentirnos revictimizadas. En mi caso no, no fue así, pero conozco otros casos que sí. Que sí ha pasado y que es difícil ¿no? Porque a veces hasta decimos no, ya no quiero volver a con la autoridad. O sea, y hasta ahí. Si la misma autoridad me trata mal, los que se supone que son los de confianza ¿No? Y los de la seguridad, pues ¿qué me espera con el agresor y con los que estoy denunciando? Entonces yo voy el 29 de marzo a poner mi denuncia. Estuve ahí todo el día, me desocupé como hasta las 3 de la tarde a esa hora yo ni siquiera había desayunado. Llegué allá a las 8 de la mañana y estar con esto emocionalmente, yo tenía colitis nerviosa. Creo que esa es de las partes que no se hablan. Todo el tiempo me la pasé con ganas de vomitar. Sí, días antes, yo no podía aguantarme, si me permites este comentario, tuve diarrea por varios días de la presión que sentía en mi estómago del miedo que me daba y eso yo creo que de las cosas que noto, no tocan las víctimas. Cómo somos afectadas emocionalmente en nuestro cuerpo, creo que bajé de peso… Soy una persona deportista, me gusta el deporte, siempre me he dedicado a ello en mis ratos libres, también lo veo como terapia para mí, por toda la carga emocional que solemos llevar como periodistas. También me debes entender, que es difícil escuchar a las víctimas, es difícil es escuchar los casos. Tu cuerpo no se adapta, fue muy difícil para mí todos esos días, me la llevaba con asco, estaba mareada, solamente quería vomitar, así sentía un asco profundo y al interponer la denuncia, yo tuve en cierta parte, libertad. Fue un peso menos para mí con eso y el exponerlo públicamente, porque esa misma noche salió una nota, con todo lo que pasó. No solo mi caso, sino dos casos más, tres casos en total. Entonces este sale esa nota, se empieza a hacer un desastre ¿no? por todos lados. Todo el mundo hablando, todo mundo dando su opinión y yo ahí decido, una hora después de que salió, dije, lo voy a hacer público. O sea, es momento de hacerlo público, que la gente vea que no es nadie escondiéndose, porque eso también es otra parte como sociedad tenemos una moral, en la que decimos, no, si no sale nadie a decirlo, es mentira, ¿no? O a ver, que el que lo diga, porque creemos que las víctimas nos deben todo, que nos den pruebas que nos deben testimonios, que necesitamos tener estos espacios, que hasta que vean que yo estoy hablando, entonces así sí me van a creer, entonces yo lo decido hacerlo público. Obviamente se hace un desastre por porque éramos amigos. La víctima y el victimario, éramos muy amigos, muy cercanos, con muchos amigos en común y eso es lo que pasó. La primera parte de lo que pasó este en ese momento. Yo empecé a ver, a dimensionar, que no iba a ser un tema fácil, que no sabía a lo que me estaba enfrentando y hasta este momento no sé. Me preguntan, ¿tienes miedo? y no, no tengo miedo, pero que es momento de que las mujeres hacemos la voz y yo desde mí, desde mi trinchera, siempre lo he hecho. Siempre lo he hecho, le doy el espacio a las mujeres. Pero ahora me toca desde este lado, como víctima y aunque para mí, en un en un principio, el callar sí fue opción, me di cuenta que no, que no y que no. No solo por mí, sino por las demás, porque no podemos permitir que este tipo de cosas sigan pasando y si yo fui una más, quiero ser la última.

Alan: Muchas gracias por esas palabras. Yo entiendo lo que todo esto conlleva, algunas consecuencias y secuelas en tu vida, no por el mismo hecho de que simplemente es súper cansado, estar haciendo todo esto que comentabas y no, no necesariamente por el comportamiento de las autoridades, sino por todo el proceso que hay que seguir llevando. Pero bueno, en esta parte también platicábamos que tu trabajo es acompañar también a otras víctimas de situaciones fuertes como periodista. Me decías “no soy la única” que vive esta situación como periodista. Eso es muy importante mencionarlo, hacerlo aquí visible. Quiero preguntarte ahora. Te manifestaste de una forma muy importante después del comunicado de la ARSAC, platícanos sobre esa cuestión, de que… Bueno, sacan un comunicado, en el que hablan precisamente, de esta persona y hoy se leyeron 28 nombres de personas que apoyaron al sospechoso y yo quiero preguntarte sobre esta situación, si puedes describírnosla, por favor, con tus palabras.

Grace: Sí. Mira, a raíz de todo esto que te digo que se vio en redes sociales y que ya había, se habían acumulado 2 denuncias anónimas en el tendedero y también la parte de mi denuncia entre las autoridades, lo que pasó fue que un grupo de periodistas de aquí de Los Cabos, la mayor parte, 15 hombres y 13 mujeres deciden abogar por el presunto agresor y toman el tema como un linchamiento mediático. Así lo expresaron ellos en una carta que hace pública la Asociación de Reporteros de Sudcalifornia. Para mí fue muy difícil, para mí fue horrible vivir ese momento. El ver que mi mismo gremio, que personas que yo consideraba que eran mis amigos, me dieron la espalda. Así se les cuestionó a algunos de ellos, se les preguntó oye, o sea, ¿qué está pasando? ¿Por qué firmaste esa carta? Y respondían no es que a él lo conozco desde hace mucho, lo estimo y a ella apenas llevo 2 años de conocerla. Mi sentencia fue haber estado iniciada en el mundo del periodismo. Esa fue la razón por la cual no me creyeron, no te voy a decir que no me dolió porque me dolió hasta lo más profundo. Creo que a cualquiera le hubiera dolido algo así. Más porque son personas con las que convives diario. Ahorita se viene este proceso, de que voy a tener que verlo siempre. Voy a tener que estar rodeada de ellos y enfrentarme a todo eso que se viene. Pero al principio, sí, fue muy desgastante, fue desgarrador, si lo puedo decir así, el que hicieran esa carta pública y que no solamente estén encubriendo el presunto agresor (y lo manejo como presunto por ese tema de la presunción de inocencia este ya cuando un juez declare, se ha sentenciado este condenado lo que sea este, ahí sí, ya se va, se va a tratar de de cosas diferentes). Fue difícil y reaccioné como cualquier otra persona hubiera reaccionado: llorando. Lloré, me trabé de tanto que estaba llorando. Ahí en el mismo comunicado, ellos dicen que están en contra de la violencia hacia las mujeres y que su apoyo es a una persona que está haciendo agredida. Que está siendo linchada mediáticamente y que es parte del gremio. ¡Yo soy parte del gremio! Lamentablemente en nuestra sociedad invisibilizamos a los jóvenes, en la parte de darles oportunidades, derechos y más en las mujeres, o sea pertenezco a varios grupos minoritarios, si quieres decirlo así. Soy joven, soy mujer, soy periodista, entonces decían, esa parte de que el respaldo hacia el compañero del gremio periodístico… Pero yo también soy parte del gremio. Llevo 2 años, pero eso no quiere decir que no sea importante o que sea más importante que yo. Yo no merecí ni una sola palabra de su comunicado, para ellos no fue importante darme voz, para ellos no fue importante respaldarme como asociación, siendo que soy parte del gremio y se vuelve y se volcaron completamente a hacia allá y de esto afortunadamente recibí muchísimas, no tienes idea, de los muchísimos comentarios de apoyo en redes sociales. Creo que de los periodistas más importantes de Baja California Sur y que representan no sólo medios independientes, sino que representan también los más fuertes en el estado se pronunciaron al respecto, desaprobaron rotundamente que hubieran hecho eso por parte de la Asociación.  Porque una asociación así, no puede tomar partido y menos de un delito tan grave como es la violación. Entonces yo estoy agradecida de corazón con todos aquellos que se han solidarizado. Contigo, Alan, también. Que tú alzaste la voz y que tú me dijiste, oye Grace, sabes, aquí estamos para todo. Independientemente de quien sea yo, porque, así como me pasó a mí, le pudo haber pasado cualquiera del gremio y si no estaba en dentro de su lista de amigos, la iban a tachar de mentirosa y a desestimar con esa publicación, con ese comunicado y van a desestimar su denuncia. Entonces yo por mi parte, me he enterado que igual no a todos los compañeros del gremio les pidieron su apoyo, o sea fue nada más a los que ellos creyeron que si iban a aceptar ¿no? Los que están ahí en esa lista, no son malas personas. Ni siquiera son personas por las que yo sienta odio. De hecho, no siento odio por nadie. No. A pesar de lo que hicieron, yo no siento odio por nadie.  Incluso al momento de planear esta manifestación, que fue convocada por las feministas de aquí de Los Cabos que dijeron no es posible que te estén haciendo esto. P sea, no es posible, que tu propio gremio te esté dando la espalda. Ellas fueron las que me dijeron ¿sabes qué? vamos a alzar la voz, esto ya no se puede quedar callado. Planeamos la manifestación para hoy [lunes 4 de abril]. No fue marcha, fue manifestación, nada más estar ahí en la plaza Antonio Mijares en la cabecera municipal de Los Cabos, a la hora de los honores a la bandera. Que la verdad si te digo algo, estoy decepcionada. Sin esperar algo de parte de las autoridades municipales del gobierno municipal, lograron decepcionarme. Porque nos vieron como bichos raros. Porque cuando empezamos a gritar, todos se voltearon empezaron así, como de que, ay no, son invisibles. Haz de cuenta, como si no estuviéramos ahí. O sea, nadie se acercó, nadie dijo oigan ¿en qué les puedo apoyar? Lo que sea. Nosotras no queremos que se este tema se politice, no nos interesa. En el momento las autoridades darán su trabajo y los vamos a dejar a hacer su trabajo, lo que les corresponde. Pero se siente bien gacho, la neta, se siente bien feo que ten la espalda, así que te vean, así como que “¿qué pedo con estos revoltosos?” o no sé qué estarán pensando y empezaron a hablar las feministas. Todas las que fueron a acompañarnos a todas las víctimas de agresiones, después hablé yo y me di cuenta cuando hablé yo voltearon. Dijeron “¡Ah cabrón!” o sea, como que ya les llegó un poquito. Quizá la forma en que lo dije, pero yo nada más hablé desde mi corazón. Hablé de lo que sentía. La impotencia, el enojo, tal vez, si tú lo quieres ver así, que siento en mi corazón, por todo lo que me hicieron, porque no solo fui víctima de esa persona, ese presunto agresor, sino que fui víctima también de esos de esos 28, que no se tocaron el corazón y yo sí me lo toqué. Pude haber hecho todo. Otras cosas, Alan. Yo no sé, pero yo sí me toque el corazón, porque yo no soy igual que ellos, porque incluso un ser querido, una persona cercana a alguien que firmó ahí, me dijo, “¿Sabes qué? Yo estoy en contra de lo que hizo mi ser querido y yo enfrenté a esta a mi ser querido”. No quiero dar detalles por las represalias y todos estos temas no, pero me dijo “yo te apoyo y a mí no me parece justo lo que te hicieron y para mí eso fue un abrir de ojos y decir madres, ¿no?” Hasta dónde ha llegado, hasta dónde he movido cosas para que las los seres queridos de esas personas que firmaron, me crean a mí y me creen y les crean a todas. Entonces, para mí fue muy fuerte. Traté de mantenerme fuerte, hasta donde pude, pero una de las palabras de las compañeras sí me tocó el corazón. Si me deshice, sí lloré. Esa manifestación fue muy simbólica, creo que va a ser un parteaguas, un precedente, para que las mujeres que estamos de este lado, las mujeres periodistas, reporteras, camarógrafas, jefas de información, que sufrimos esto, porque no es un hecho aislado. No es un hecho aislado. Están en todos los sectores de la sociedad, pero todos nosotros nos callamos. Les damos las voces a las demás, pero no cuidamos nuestra propia voz. Entonces yo espero que esto sirva como un ejemplo. No, por mí no. Sino para que todas vean que sí se puede y si yo puedo y si estoy luchando ellas también pueden y no. Y si es un político, no importa. Si es alguien del gobierno, no importa. Si es otro compañero de los medios de comunicación, sea quien sea, no se tienen que callar. El silencio ya no es una opción. Tenemos que acudir ante las autoridades, sea lo que sea, tenemos que dejar ese registro ahí y ahorita está un tema muy difícil. Ahora el tema de la prescripción del delito. Si tu delito ya pasó más de un año, ya las autoridades te dicen “¿sabes qué? ya no puedes hacer nada” y el proceso de víctima es muy difícil. No sabes cuánto tiempo te vas a tardar en sanar o cuánto tiempo te vas a atrever a hablar como en estos casos ¿no? Que te enfrentas entre una persona poderosa, en cualquier sentido que lo quieras ver, entonces, imagínate yo, si estoy destrozada y no sé qué no puedo hablar, hasta después de un año, que agarras la fuerza, ya cuando vas a las autoridades, me dicen ya no va a proceder porque tu delito prescribió, porque solamente tienes un año. Ahí el Congreso el Estado tiene que trabajar para homologar las leyes aquí en BCS porque a nivel federal, ya no. Ya no existe la prescripción del delito, ya puedes acudir y puedes interponer tu denuncia. Aquí en el Congreso no se puede, estaba leyendo ahorita, que ya hay un partido político, que es que va a luchar por eso. Da igual, quien sea, el partido que sea, yo soy feliz. Esos temas a mí no me importan, no. Es algo que se tiene que hacer, que no importa quién lo haga, que se tenga que hacer y que se haga. Que quede más allá de las palabras, porque es un tema delicado. Porque engloba muchísimas cosas. Esa podría ser una de las razones por las cuales las mujeres, ya nos den o por qué estamos abajo en los índices de violencia, de violaciones y de intentos de feminicidio. De estos delitos, de acoso, de abuso. Porque ya cuando vas a denunciar, si pasó un año, ya no puedes. Es un tema delicado que nos compete a todos, a todos, hasta los padres de familia. La educación que les damos a nuestros hijos en casa, de la educación en los planteles, qué es lo que está pasando ahorita. También una problemática muy difícil es lo que se está viviendo en la secundaria 35 en Cabo San Lucas donde ya las alumnas y ex alumnas, ya rompieron el silencio. Dieron el primer paso y confrontaron ya a los a los agresores. Al director de la institución le dijeron, “sabes qué este en tu plantel allá hay agresores, hay abusadores, hay hostigadores” y qué han hecho.

Alan: Todas estas cuestiones que comentas nos dan un contexto importante sobre el problema al que nos estamos enfrentando no solo como sociedad, sino también después de esta situación que viviste, como parte del gremio. Vi tu caso y honestamente, como medio de comunicación, fuimos creados para estar dedicados 100 por ciento a escuchar a las víctimas, estar del lado de las víctimas y de sus derechos humanos. Entonces eso es parte de lo que significa este espacio, por lo tanto, es tuyo y el momento en el que tú necesites decir algo, considéralo hecho aquí. Aquí vas a tener el espacio. Que pudieras también platicarnos un poco, ya por tu tiempo, no me gustaría mucho tampoco alargarme, pero sí. Que me pudieras platicar un poco sobre Grace Gámez ¿quién es? Entiendo que inicias primero en Tribuna de Los Cabos, después participas en el inicio de Primero BCS, que ahora lo conocemos como Hoy BCS.  Bueno que puedas hablarnos un poco sobre esto que decías: la necesidad de tener medios de comunicación con perspectiva de género. Creo que eso es muy importante. Y lo que tú quieras agregar.

Grace: Sí, mira yo justo inicié en los medios de comunicación en el 2019. En septiembre del 2019 en Tribuna de Los Cabos hice mis prácticas profesionales. Ahí di mis primeros pasitos, ¿no? estaba aprendiendo a gatear. Ahí descubrí muchas cosas que yo no sabía, por falta de oportunidades hacia los jóvenes. Acabé inclinándome hacia el periodismo, pero a mí siempre me ha movido mucho la locución. Si hay algo que yo haría en algún momento de mi vida, sería eso. Usar mi voz, me encanta la radio. Es algo que hice desde que entré en la Universidad. Tuve la oportunidad de estar en varias plataformas digitales que me abrieron espacios, incluso tuve un programa universitario, un programa del gobierno, gané un casting una vez y también tuve un noticiero ya más formal. Entonces para mí siempre esa ha sido mi pasión. Siempre. Pero por la falta de oportunidades me cerraron las puertas muchísimas veces en todos los lugares. Yo ya no sabía qué hacer y pues vi en el periodismo, una oportunidad. Afortunadamente, ahí me abrieron las puertas. Siempre voy a estar agradecida. Terminé un enero, cinco meses duré y me quedé como un “nini”. No estudiaba ni trabajaba. Acababa de terminar la universidad en diciembre y viene toda esta ola a la que nos enfrentamos los recién egresados: ¿qué voy a hacer y ahora para dónde? Porque ¿quién me va a contratar? Si todos piden 20 años de experiencia. Yo tengo 23. Es una realidad que vivimos todos los jóvenes y que nos pesa. Afortunadamente y gracias a mi trabajo, creo que no voy a demeritarlo, gracias a mi trabajo, porque incluso yo llegué a trabajar más que las mismas reporteras que estaban en el lugar, me buscaron. Tuve la oportunidad de ya entrar a trabajar el 13 de marzo del 2020, unos días después llegó la pandemia y me ha tocado ejercer mi profesión en pandemia, completamente. Inicié Primero BCS, un espacio con perspectiva en todos los sentidos. Inclusión en todos los sentidos, tanto con la comunidad LGBT+ como la lucha feminista, por supuesto. El apoyo a los jóvenes, a los estudiantes, a las madres solteras, a la sociedad en general. siempre nos ha preocupado muchísimo todo eso y todos estamos en un mismo canal, afortunadamente. Me ha tocado un equipo excelente. Creo que no pude haber tenido mejor equipo. Inicia ahí. A principios de este año surge Hoy BCS, una plataforma un poco más crítica de lo que ya se venía viendo, con todo este equipo. Empiezo yo a meterme a este rollo del periodismo de investigación, mi colega allá en La Paz está enfocado. Él tiene dos corresponsalías nacionales, entonces está muy bien preparado. Los otros colegas que tengo también están preparadísimos para para todo esto y para nosotros lo más importante es darle voz a la ciudadanía. Nosotros nos debemos a la ciudadanía y creo que es algo que se ha perdido en los medios de comunicación ¿no? que se olvida muchas veces el objetivo: Nos debemos a la sociedad y empiezan a tener sus intereses, grupos políticos, a gobiernos, empresarios, a lo que sea. Entonces yo creo que, desde esa premisa, nunca hemos perdido el objetivo. En lo personal, siempre dedicado mi trabajo al periodismo de calle, al periodismo social. Yo soy de las personas, que me voy hasta al final de las colonias, que platico con la gente, que las escucho. A mí me gustó y me tocó en la manifestación, que una persona se me acercó porque fue a pedir ayuda y no se la dieron. Entonces yo voy por la gente y lo que dice la gente. Siempre lo voy a hacer así, porque me veo muy reflejada en todo. Las vivencias, las carencias, el que te falte agua, el que no tengas comida ni siquiera para darle a tus hijos y últimamente, me he estado inclinando muchísimo por la parte del arte, de la cultura, del deporte, desde sus espacios que se han abandonado en las plataformas en los medios, porque “no vende”. Nos vamos ya por lo que “vende”. Para mí es bien importante darle el apoyo a los jóvenes, siempre ha sido bien importante, porque yo no tuve ese apoyo en ese momento y porque a mí me hubiera gustado que alguien me dijera “Oye, sabes qué, te puedo ayudar en esto, te puede ayudar en el otro. No. Es ese apoyo. Entonces para mí es muy importante. También uno de los pilares de mi trabajo, ha sido la lucha feminista, la lucha de las mujeres tengo tres años consecutivos asistiendo a las marchas, pero yo no soy de esas personas que solo va a cubrir. Soy Licenciada en Comunicación y Publicidad. Estoy a punto de iniciar otra carrera, quiero estudiar Derecho, entonces estoy bien entusiasmada, la verdad. Para mí, el estudio, la preparación, siempre ha sido muy importante y así lo voy a seguir haciendo. Estuve ya en un curso de seguridad para periodistas, con todo este tema, de la problemática que hemos tenido en el gremio nos están matando a nivel nacional y pues tenemos que sentir ese respaldo. También ya me tocó compartir contigo unos cursos de periodismo de investigación. Quiero volcarme también ese tema, que se ha dejado en rezago aquí en el estado, que son pocos los que los hacen, por tantas limitantes que ponen, en muchísimas ocasiones. Entonces mi respaldo para todos los colegas que se ponen la camiseta con la profesión, que dicen que van por la sociedad, que tienen todavía estos valores bien arraigados, que quieren justicia, exponer las irregularidades, que pese a cualquier cosa están ahí ¿no? Es lo que te puedo decir. Te agradezco muchísimo la oportunidad que me das de hablar. Yo sé que hablo mucho, pero pues yo creo que cada una de las partes que comenté son importantes, es importante que lo sepamos como sociedad. Muchas gracias. Quiero que sepas que es muy bueno que escuches los testimonios de las personas y no importa si son todos, escucharlos. La verdad que qué bueno, que lo haces. Eso es muy bueno, habla muy bien de tu trabajo y bueno, solamente pues despedirme dándote las gracias.

Alan: Pues ya lo comentabas, a un mes de los hechos, ha sido una situación de mucho coraje, esta que has platicado, sobre lo que se dio con el gremio aparte y cómo se dieron las cosas en Los Cabos, con quienes sacaron el comunicado, que ya nos platicaste cómo te cayó, siendo parte de este mismo gremio. Quiero darte las gracias también, por abrirte a platicar conmigo y con este medio de comunicación y decirnos que no tienes miedo. Y decirnos que el silencio no es tu opción. Te agradezco mucho y pues nada, pues esto es todo por mi parte.

Grace: Muchísimas gracias a todos y espero que, esta es mi participación final, sería exhortar a las autoridades al Congreso del Estado a ver muy bien el tema de las leyes, de la sexualidad y todos esos temas. Sobre todo, eso de la prescripción del delito. Es difícil, ya siento que ya hay que pasar página y homologar todas las leyes que sean en beneficio para los sudcalifornianos aquí en el estado. Mi otro exhorto va en el sentido de las víctimas decirles que no tengan miedo. Que el silencio ya no es una opción. A estas alturas de la sociedad y que las entiendo, las comprendo, ellos siempre van a tener una aliada. Si solamente quieren desahogarse, platicar conmigo de cómo me siento, de cómo se sienten ustedes. Yo siempre voy a estar para ustedes. Invitarlas es importantísimo, no dejen de acudir a la autoridad. Es importante, para que ellos puedan tener un registro, para que se pueda ya tener cifras más apegadas a la realidad de la violencia que tenemos. Porque ahorita estamos en índices bajos, pero ¿qué es lo que estamos viendo? Una parte podrida que está saliendo de la sociedad. Entonces denuncien. Siempre va a ser muy bueno que denuncien y es lo que yo les puedo decir. Muchísimas gracias por todo.

Alan: Gracias Grace por todo lo que nos compartes todo lo que nos sigues mostrando y enseñándonos, muchas gracias.

Artículo anteriorDirecto y al grano | SEP: ¡Ante el acoso sexual!
Artículo siguienteMicrópolis | Víctor Castro, entre los mejor calificados
Alan Rubén Flores Ramos o Alan Flores, nació en La Paz, Baja California Sur el 23 de septiembre de 1990 (33 años). Se graduó como licenciado en Comunicación por la UABCS (Cédula Profesional SEP: 12684144). Se formó como reportero y luego jefe de información de Diario El Independiente, de donde salió en el año de 2022. Fue colaborador del colectivo digital El Organismo. En 2019 obtuvo el Premio Estatal de Periodismo en categoría "Reportaje". En 2023 recibió nuevamente el premio, en categoría "Crónica", dirigiendo el medio de comunicación Diario Humano. Fellow del Hub de Periodismo de Investigación de la Frontera Norte (Border Hub). En noviembre de ese año se unió al equipo de reporteros de El Sudcaliforniano en su edición impresa y digital.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí