Recomendaciones para interiores contra COVID-19

130
0
Recomendaciones
Fueron publicadas para contribuir a disminuir los riesgos en interiores, no solo por el SARS-CoV2, sino cualquier agente patógeno

Recomendaciones para áreas cerradas o de congregaciones, disminuyen contagios, reveló un avance de un estudio de la Dra. Lidia Morawska

Diario Humano | La Paz, Baja California Sur

Recomendaciones para interiores, como una buena ventilación y control de calidad del aire, en áreas cerradas o de congregaciones, disminuyen los contagios por COVID-19, de acuerdo al comunicado publicado por QUT, The University for the Real World.

La Dra. Lidia Morawska, directora del Laboratorio Internacional de Calidad y Salud del Aire, junto con su equipo, realizaron una recapitulación sobre los avances publicados en lo que va del año.

Se trata de una evaluación de los espacios cerrados, el flujo del aire y el trasporte de pequeñas microgotas suspendidas en el aire, también conocidas como “aerosoles”, en contexto del virus SARS-CoV2 (síndrome respiratorio agudo severo, 2019).

Sus hallazgos y recomendaciones para interiores, están disponibles en la revista científica Environment International.

A parte de las microgotas suspendidas en el aire, existen dos modos más de su trasmisión viral: A través de gotas respiratorias más grandes, que caen cerca de donde están expiradas y el contacto directo con superficies contaminadas.

La Dra. Morawska mencionó una escasez mundial de equipos de protección personal, por lo que se deben considerar métodos adicionales para reducir el riesgo de trasmisión de SARS-CoV2 en interiores.

Si bien la evidencia de trasmisión aérea de COVID-19 es actualmente incompleta, se han realizado muestreos del aire principalmente, en hospitales.

Con el fin de maximizar la protección contra el SARS-CoV2, se exponen diversas recomendaciones que aquí se mostrarán. Se centran en ambientes interiores, debido que es aquí donde ocurre la mayor parte de la trasmisión.

Las medidas de protección de ventilación en el aire, que ya existen, pueden mejorarse “fácilmente” a un costo “relativamente bajo” para reducir la cantidad de infecciones y, en consecuencia, salvar las vidas.

La ventilación es el proceso de proporcionar aire exterior a un espacio o edificio por medios naturales o mecánicos; controla la rapidez con que se elimina el aire de la habitación y se reemplaza durante un período de tiempo.

En algunos casos, es necesario eliminar la contaminación del aire exterior antes de llevarlo a un edificio, utilizando sistemas de filtración adecuados.

La ventilación juega un papel crítico en la eliminación del aire cargado de virus exhalado, lo que reduce la concentración general y, por lo tanto, cualquier dosis posterior inhalada por los ocupantes.

La distribución adecuada de la ventilación, por ejemplo, la colocación de ventilas de suministro y escape, asegura que se logre la dilución adecuada donde y cuando sea necesario, evitando la acumulación de contaminación viral.

Recomendaciones ventilación
Esquema de la recirculación del aire

Evitar la recirculación del aire, esta es una medida de ahorrar energía, pero se debe tener cuidado, ya que puede trasportar contaminantes en el aire.

En entornos donde es difícil mejorar la ventilación, la adición de dispositivos locales de limpieza o desinfectado del aire, como el ultravioleta germicida (GUV o UVGI, irradiación germicida ultravioleta) puede dar beneficios, señalan.

En condiciones de laboratorio, se ha mostrado que GUV es eficaz contra un conjunto de micro-organismos, incluido los llamados coronavirus.

Minimizar el número de personas, dentro del mismo ambiente interior en una epidemia, impide la concentración de partículas trasportadoras de virus en el aire y puede reducir el número de personas que pueden estar expuestas en cualquier momento.

“La distancia física requerida para evitar la transmisión a través del contacto directo dicta los requisitos para el área del piso por persona, la tasa de ventilación proporcionada y la eficiencia de la ventilación son los parámetros que controlan la concentración de microgotas”, exponen.

“Cargadas de virus, en el aire exhalado por los ocupantes, y guiará las decisiones sobre los números de ocupación segura”, además.

Por ejemplo, señalan que en una escuela o un supermercado, si el número de estudiantes o compradores infectados es bajo, y la tasa de ventilación es alta, el riesgo de transmisión en el aire puede ser bajo.

Durante una epidemia, reducir el número de personas que utilizan el transporte público o privado al mismo tiempo, por ejemplo, en los sistemas de trenes subterráneos o autobuses, es parte de las medidas de “distanciamiento social efectivo”, advierten.

Si se implementan correctamente, las medidas recomendadas relacionadas con estos edificios reducirán las concentraciones ambientales generales de los patógenos en el aire y, por lo tanto, reducirán la propagación de la infección por la ruta en el aire, sentencian.

Otras pautas para minimizar el riesgo de contacto y transmisión de gotas, son recomendaciones de lavado de manos, la limpieza de los sitios de contacto manual y el uso apropiado del cubrebocas.

Estas intervenciones, relacionadas con la ventilación, reducirán las tasas de infección en el aire, no solo para el SARS-CoV2 en la pandemia actual de COVID-19, también para otros agentes infecciosos en el aire.

Artículo anteriorDexametasona ayuda pacientes COVID-19 ventilados: OMS
Artículo siguienteEl Organismo se recupera de «censura» en Facebook

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí